miércoles, 13 de agosto de 2008

Sagitario (22 de noviembre – 20 de diciembre)

Hoy, Sagitario, podrías sentirte levemente deprimida (si bien es pasajero). Podrías analizar tu vida y, si bien no te está yendo mal, podrías sentir que aún no estás donde deseas. Desde el punto de vista espiritual, dudarás de enfoques tradicionales que has cuestionado y a la vez te preguntarás por conceptos nuevos que has adoptado. Trata de distraerte: lee un buen libro o mira alguna película. Mañana este sentimiento habrá desaparecido.


Dirán lo que dirán del horóscopo,

¡pero como la pega!

4 comentarios:

Latin Loser dijo...

asi que dudas de enfoques tradicionales que has cuestionado y a la vez te preguntas por conceptos nuevos que has adoptado?

wow! yo ni entendi de que habla!

Latin Loser dijo...

uhhh hubo un tiempo en el que pense esas cosas, mi conclusion fue "que carajo me importa a mi?" y enseguida llame a mis amigos para ir a tomar algo!

y en serio la palabra moco tambien te gusta? jajaja es lo mas!

Ale dijo...

Jajajaja, es que el horóscopo (según creo yo) sieeempre la va a pegar, porque tiene mucho pero mucho de subjetivo. Las personas que van a él es porque buscan encontrar algo e inconscientemente diga lo que diga el horóscopo uno va a adaptar esas palabras a momentos por los que estemos pasando. Y siempre de alguna forma van a coincidir.

Al menos esa es mi opinión en cuanto a estas cosas, y por ahora no me la he podido refutar, y eso que estoy abierto a escuchar otras opiniones.

En fin... besop!

pablo dijo...

yo tengo una teoria muy simple para el acierto de los horoscopos. Y es la siguiente. Fijate que la cantidad de personas que existen son realmente muchisimas. Si tenemos que hablar del grupo en si, tendriamos que ser algo generales. No hablar para uno solo. Cosa que es lo que el horoscopo hace. Ademas si te pones a ver no son generalidades simples y sencillas sino que hasta hablan de hechos que pueden verse o creerse desde otro lado. Pienso que es por eso que muchos piensan que le pegan. Son generalidades muy obvias para no pegarles.