viernes, 8 de febrero de 2008

Ayer escribía que:
viajé en el tren nuevo de Constitución, el que tiene asientos acolchonaditos verdes y la gente parece otra gente y eso es bueno, porque siempre viajo en ese tren los viernes y hoy era jueves.
Trabajé sola, todo el día, a mi merced, me aburrí muchísimo, pero estuve sola y miré al mundo con cara de culo.
Tomé mate, después de 5 días: 5 DÍAS sin tomar mate.
Llegué a casa y supe que tenía banda ancha: vivo en el campo, la banda ancha me viene por un cable conectado al cielo. Y porque tengo banda ancha, tengo el disco KILL GIL.
O sea, TENGO KILL GIL.
Mañana es VIERNES, tengo plata y un fin de semana absolutamente libre.

Y aún así, tengo un agujero del tamaño de África en el medio del cuerpo que
no me deja reír,
no me deja sonreír,
no me deja hablar
ni ser medianamente feliz.

HOY me levanté, me bañé, me puse mis mejores ropas y puedo decir que no todo es tan terrible.
No todo es tan terrible.
Que se puede estar mejor. Que se puede estar bien si uno se lo propone. Que de nada sirve ponerle cara de culo a todo el mundo, cuando los demás te sonríen.
Además, mi peinado, está en el mejor momento de su carrera.
Creo que eso también ayuda un poco.
Me espera una cena y definir.

1 comentario:

flor dijo...

Y aún así, tengo un agujero del tamaño de África en el medio del cuerpo que
no me deja reír,
no me deja sonreír,
no me deja hablar
ni ser medianamente feliz.

"me siento igual"