jueves, 5 de junio de 2008

22hs salgo del trabajo como todos los días/noches e intento correr al colectivo que con suerte me deja
22.16 para alcanzar el tren de
22.20.
tren que si pierdo, tengo que elegir por el de
22.40 en vez del de
22.30 porque llegaría a Lomas cuando ya se fue el colectivo de
22.45 y tendría que esperar al otro que tarda
20 minutos. entonces, con suerte, medio cigarrillo tirado al pedo y la bufanda torcida,
22.22 cierran las puertas (eso si algún boludo no está apoyado en alguna evitando que el tren se mueva).
5 minutos para fumarme
2 cigarrillos.
22.47 el colectivo se mueve.
el mismo colectivero de siempre, amable, de pelo largo y siempre sonriente
1.20 le digo,
como todos los días/noches.

1 comentario:

pablo dijo...

Que problema cuando te perdes el colectivo. Aca por estos rumbos el 130 te puede hacer odiar al mundo tanto como esos locos terroristas de pelicula yanki