martes, 25 de septiembre de 2007

renglones en tres minutos

Queremos que las cosas pasen, cuando nada pasa y cuando no pasa nada, nos detenemos a mirar y a decir que nada de lo que tenemos nos importa, que nada se transforma ni nada se extrapola. A veces, las situaciones pueden llegar a colapsarnos y el cuerpo se cansa y se agota, porque el cuerpo, es insoportable. Porque cuando sentimos que el viento cesa, de repente aparece un tifón que te despeina y que te asfixia; las manos en la garganta y la garganta que no habla.
Los vacíos pueden llenarse (de a ratos) pero las hojas siguen desparramadas y llenas de tinta inútilmente podremos vencer al cuerpo.
Todo se gobierna a sí mismo y nada concuerda.
Pero es entonces.
Es entonces, cuando el sol sale y Here comes the sun suena o tal vez, suena Película Sordomuda o Me siento mucho mejor y el diafragma se relaja y se contrae de manera exagerada para prepararse.
Tal vez, quiera prepararse, para otro viento,
o para un décimoquinto tifón.

2 comentarios:

yo dijo...

también se podría decir que uno es una persona poco seria.
lo definitivo nos pasa por el costado.

Miope dijo...

y no suena Tifón de JST?

con lo que me gusta ese tema... son de las canciones que hacen que todo pase más rápido, pero con más atención.

Saludos y esas cosas!